Las principales ventajas que el ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA tiene para nuestro organismo son:

PROTEGE EL ESTÓMAGO: Es la grasa mejor tolerada por el organismo, reduce la acidez gástrica y protege contra úlceras y gastritis.

REDUCE EL EXTREÑIMIENTO: Puesto que actúa como estimulante del tránsito intestinal.

MEJORA EL FUNCIONAMIENTO DEL PANCREAS Y DEL HÍGADO: Ayuda a prevenir la formación de cálculos renales.

ESTIMULA EL CRECIMIENTO ÓSEO: El normal y favorece la absorción de calcio, permitiendo una mejor mineralización de los huesos.

CONTRIBUYE A LA OBTENCIÓN DE UNA TENSIÓN ARTERIAL ÓPTIMA: En las poblaciones mediterráneas consumidoras de aceite de oliva virgen, la incidencia de la hipertensión arterial es un 10% menor que en Estados Unidos, donde se consumen en mayor medida otros aceites, como el de semillas.

PROTEGE CONTRA EL CANCER: Su cosumo regular parece reducir el riesgo de aparación de algunos cánceres como el de mama, endometrio, ovario y colon.

ES BUENO CONTRA LA DIABETES: La dieta mediterránea, rica en aceite de oliva virgen, reduce un 12% el nivel de glucosa en la sangre.

ES MÁS ADECUADO PARA PREPARAR LAS PAPILLAS INFANTILES: Por su gran parecido con las grasas que posee la leche materna.

PROTEGE CONTRA LA RADIOACTIVIDAD: Por lo que es un ingrediente importante en la dieta de los astronautas, por ejemplo.

REDUCE EL RIESGO CARDIOVASCULAR: El aceite de oliva virgen es muy rico en ácido oléico, que disminuye el colesterol malo y aumenta el bueno.

RETRASA EN ENVEJECIMIENTO: Contiene vitaminas A, D, K y E, que retardan el envejecimiento de las células y protegen y regeneran la epidermis.